Esa carita que me llevas

Esa carita que me llevas

Noah Kahan – Anyway (Audio oficial)

Las mascarillas que no se ajustan bien en los bordes permiten la entrada y salida de aire, sobre todo en las fosas nasales, pero también en las mejillas. Pero incluso las mascarillas mal ajustadas reducen considerablemente el riesgo de infección.

Las mascarillas que no están bien ajustadas en los bordes permiten que el aire entre y salga, especialmente por las fosas nasales, pero también por las mejillas. Pero incluso las mascarillas mal ajustadas reducen significativamente el riesgo de infección.

Las probabilidades de infección determinadas por el equipo del Max Planck indican el límite superior del riesgo en cada caso. “En la vida cotidiana, la probabilidad real de infección es sin duda de 10 a 100 veces menor”, afirma Eberhard Bodenschatz. Esto se debe a que el aire que sale de la máscara por los bordes está diluido, por lo que no se obtiene todo el aire respirable sin filtrar. Pero lo asumimos porque no podemos medir en todas las situaciones la cantidad de aire respirable de un usuario de la mascarilla que llega a otra persona, y porque queríamos calcular el riesgo de la forma más conservadora posible”, explica Bodenschatz. “En estas condiciones, si incluso el mayor riesgo teórico es pequeño, entonces se está en el lado muy seguro en condiciones reales”. Sin embargo, para el valor comparativo sin la protección de una máscara, el margen de seguridad resulta ser mucho menor. “Para esta situación, podemos determinar la dosis viral inhalada por una persona sin protección con menos suposiciones”, afirma Gholamhossein Bagheri, que como jefe de grupo de investigación en el Instituto Max Planck de Dinámica y Autoorganización es el autor principal del estudio actual.

SYML – “Girl” [Vídeo musical oficial]

La Casa Blanca ha anunciado que se exigirán vacunas a los viajeros internacionales que entren en Estados Unidos, con fecha efectiva del 8 de noviembre de 2021. A los efectos de la entrada en los Estados Unidos, las vacunas aceptadas incluirán las aprobadas o autorizadas por la FDA y las de la lista de uso de emergencia de la OMS. Más información disponible aquí.

Las estrategias de prevención por capas -como estar al día con las vacunas y usar mascarillas- pueden ayudar a prevenir enfermedades graves y reducir la posible presión sobre el sistema sanitario. Utilice una mascarilla con el mejor ajuste, protección y comodidad para usted.

Puede optar por utilizar una mascarilla o respirador que ofrezca mayor protección en determinadas situaciones, como cuando esté con personas con mayor riesgo de padecer una enfermedad grave, o si usted tiene mayor riesgo de padecer una enfermedad grave.

Elija una mascarilla o respirador bien ajustado y cómodo que su hijo pueda llevar correctamente. Una mascarilla o respirador mal ajustado o incómodo podría usarse de forma incorrecta o quitarse con frecuencia, y eso reduciría sus beneficios previstos.

Cómo llevar una máscara de tela

La N95, considerada una mascarilla de alta protección y utilizada en la prevención de enfermedades respiratorias, está diseñada para retener los aerosoles finos. Para conseguirlo, estas mascarillas se ajustan mejor al contorno de la cara y tienen un filtro capaz de atrapar hasta el 95% de las partículas de tres micras (94% en el caso de la FFP2). “Para que una mascarilla FFP2 cumpla toda la normativa hay que realizar 15 o 20 pruebas diferentes. En el caso de las mascarillas quirúrgicas, sólo se realizan cuatro: filtración de bacterias, respirabilidad, si contaminan o no y si son resistentes a las salpicaduras”, explica José María Lagarón, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).El ajuste de una mascarilla y su sellado son más importantes que la eficacia de filtración de los materiales que la componen a la hora de reducir las fugas en el interior del tejido. En estas máscaras también es importante garantizar un ajuste óptimo, ya que una separación entre la máscara y la cara equivalente a tan sólo el 2% de la superficie de la máscara permitiría el paso de hasta el 50% del aire sin filtrar.

Little Mix – Wasabi (Video Oficial)

Como cada vez hay más gente que se cubre la cara en público, resulta difícil leer las expresiones faciales y ver a la gente sonreír (o fruncir el ceño). Aunque esto no suponga un reto para los adultos, los niños pequeños buscan las señales emocionales de sus cuidadores para interpretar situaciones novedosas o potencialmente amenazantes. Es decir, los niños se basan en las expresiones faciales y el tono de voz de sus cuidadores para regular su respuesta hacia las personas y las situaciones nuevas. El desarrollo de esta comunicación emocional se denomina referencia social y se produce entre la infancia y los primeros años de preescolar.

Piensa en la siguiente situación: Ruby, una niña curiosa, se acerca a gatas al horno y está a punto de tocarlo cuando se vuelve hacia su madre y ve una mirada de miedo en su cara. Afortunadamente, Ruby no es muy probable que toque el horno, porque ha mirado a su madre en busca de pistas para saber si tocar el horno es seguro.

Los investigadores han estudiado la referencia social en los bebés que acaban de empezar a gatear utilizando el “acantilado visual”, una gran mesa con tapa de plexiglás con un patrón de cuadros. En el centro de la mesa hay un desnivel visual (lo que parece una caída repentina, pero la superficie es en realidad ininterrumpida y completamente segura para gatear). El bebé se coloca en un lado de la mesa mientras la madre se sitúa en el otro lado con un juguete divertido. Se indica a la madre que sonría o ponga cara de miedo. En la mayoría de los casos, cuando los bebés ven una cara sonriente, gatean por el acantilado, pero si ven una cara temerosa, deciden no cruzar el acantilado visual.